jueves, diciembre 04, 2008

Perú: Ciencia sin científicos o Futuro sin ciencia

A continuación me permito reproducir un artículo del Dr Modesto Montoya sobre nuestra preocupante realidad en el campo de las ciencias y tecnología.


El futuro sin ciencia

Escribe Modesto Montoya



En su reciente artículo, el presidente Alan García se ha referido a la vieja economía de las cosas materiales, la que está siendo sustituida por la economía de la información. Luego, por enésima vez, menciona los trillones de dólares (millones de millones de millones) provenientes de los petrodólares. A saber, el consumo mundial de petróleo anda por los 30 mil millones de barriles al año. Para hacerlo fácil, supongamos que el precio sea de 100 dólares por barril. Eso significa que anualmente el mundo consume 3 millones de millones de dólares, es decir unos 3 billones de dólares en petróleo (la quinta parte del PBI de Estados Unidos). Esta cantidad está lejos del trillón de dólares que varias veces ha mencionado el presidente García.¡El error es de 6 órdenes de magnitud, un millón de veces mayor que en la realidad! Sus asesores parecen haber no tener idea de las dimensiones de las cosas.



El presidente García menciona, además, capacidades productivas nunca antes vistas. La digitalización que recién se inicia, la genética que está en sus primeras etapas, la nanotecnología que varía las propiedades y la aplicación de la materia. Obviamente se refiere a realidades extranjeras. En el Perú, no tenemos un sistema de ciencia y tecnología que articuladamente empecemos en serio la investigación en esos campos. El número de investigadores científicos activos en las universidades e institutos del Perú es similar al número de investigadores de una universidad de talla mediana de Estados Unidos. La edad promedio de esos investigadores peruanos es de 55 años. Mientras eso ocurre, el Congreso de la República del Perú, a través de la Ley de Presupuesto, en el 2006 reestableció la prohibición de nombramientos de científicos en los institutos de investigación del Estado y hasta ahora no corrige tan grave error estratégico.



Es cierto que los descubrimientos y solución de problemas se realizan cada vez más rápido. El problema es que los países que no participen en esos descubrimientos y soluciones deberán importar sus productos y pagar los correspondientes derechos de propiedad intelectual. Esperanzarse en el precio de las materias primas para resolver los problemas de un país es apostar a perdedor. Las materias primas cuentan por la quinta parte de la riqueza de los países.



Nos dice el presidente que la elección de Barack Obama contribuirá a la serenidad. Tenemos que saber que el presidente electo de Estados Unidos tiene diseñada una estrategia para atraer los talentos del mundo, talentos que son generadores de riqueza. Y lo hace para frenar el crecimiento de su déficit en productos de tecnología avanzada (50 mil millones de dólares). Habrá mayores facilidades para que investigadores científicos y tecnológicos emigren a Estados Unidos. El Perú perderá sus talentos. Para empeorar las cosas, durante los 7 años de crecimiento, no ha habido aumentos para los científicos de la mayoría de los institutos de investigación científica y tecnológica, a pesar que durante este tiempo el Perú no dejó de crecer.



Pueda ser que el Perú siga creciendo. Lo que debemos saber es que el crecimiento es relativo. La brecha con los países que han apostado a la ciencia y la tecnología como China y República de Corea se está abriendo cada vez más.



Con calma le pedimos al presidente Alan García que presente al Perú un plan estratégico para desarrollar el conocimiento científico y tecnológico, para articular los institutos, universidades y empresas en torno a temas en los que seamos competitivos. Para tener éxito en cualquier plan tenemos que promover el retorno de nuestros científicos e ingenieros que trabajan en laboratorios extranjeros. Debemos apostar al conocimiento que es lo que más vale en este siglo. Las cuatro quintas partes de la riqueza de los países vienen del conocimiento, particularmente el conocimiento científico. Sin ciencia, el futuro es incierto.



Lima, 9 de noviembre 2008



P.D. El 3 de diciembre, 2008, la presidenta Dra. Cristina Fernández, junto al ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Dr. Lino Barañao, anunció la promulgación de la "Ley Raíces" que estipula que el Programa Raíces (Red de Argentinos Investigadores y Científicos en el Exterior) es política de Estado. También se presentó al científico repatriado Nº 600, Dr. Adrián Turjanski.

No hay comentarios.: