sábado, diciembre 22, 2007

Carta para un niño chinchano

Hola Frank,

no sabes quièn soy aun, pero mi nombre es Sergio,y te escribo porque me gustaría ser tu amigo. Yo tengo 29 años, así que si quieres me puedes decir tío jaja, aunque eso me haría sentir más viejo de lo que soy, por lo que te pediría que mejor me digas Sergio, tal cuál es mi nombre. Tú debes tener, me imagino, unos 9 años.¿Y cómo es que sé de ti? Pues por que tenemos un amigo en común, que es Manuel. Manuel me ha hablado algo de ti, pero me gustaría, que si puedes, me contaras tu mismo, así que para empezar te hablaré algo más de mi.

Como ya te conté, tengo 29 años y nací al norte, en Chiclayo, una ciudad donde casi siempre hay sol y tenemos muy cerquita la playa, por lo que cuando era un niño como tu, mi mamá nos llevaba a mi y a mi hermano, en los días más soleados, a Pimentel, que es la playa que está más cercana del lugar donde viviamos. En la playa siempre jugábamos en la arena y perseguíamos unos pequeños crustáceos a los que les decíamos "muy muy". No sé si en Chincha tambien hay, pero a veces, cuando recogíamos los suficientes, mi mamá le hechaba un poco de limón, sal y poquito de ajicito con cebolla y le salía un ceviche de "muy muy" riquísimo. Ahorita nomás, al recordarlo, se me hace agua la boca.

Y no solo eso hacía. Tambien, despues de ir al colegio y hacer todas mis tareas, mamá nos dejaba salir a un parque cercano y contar las estrellas y bueno, no es que nos llamara mucho la atención el cielo despejado pues lo teníamos casi todo el año, sino que nos gustaba imaginar que algunas de esas estrellas eran ovnis, que tenían extraterrestres adentro y que venían a la tierra a luchar por nosotros. Incluso, a veces veíamos que entre las estrellas se disparaban rayos laser, como si se estuvieran atacando y se estuviera desarrollando una batalla tremenda en el espacio encima de nuestras cabezas.

Cuando uno es niño, a pesar de lo que pase, hay que seguir jugando, porque ese es parte de nuestro deber a esa edad. Estudiar, aprender, ser educado, respetar a los demàs y tambien jugar e imaginar. Imaginar mucho, imaginar muchísimo, imaginar lo que queremos ser, lo que queremos que nos pase, imaginar con nuestro propio mundo, imaginar con nuestros juegos. Y yo me pregunto, ¿qué has imaginado Frank que quieres ser de grande? Yo creo que ya lo has imaginado y seguro que lo sabes bien, y es màs, estoy segurìsimo que cuando seas grande vas a ser eso mismo que has imaginado y el mejor de todos en ello. Es que, cuando uno se lo propone de verdad, se pueden conseguir todos los sueños que tenemos de niño, realmente todos. Jesusito nos ayuda en ello y nos pone los medios que necesitamos, pero eso sí, no hay que dejar de rezarle, de pedirle y adorarle, así estemos a punto de dormir o a punto de despertar, porque El es nuestro mejor amigo en todo el Universo, y a los amigos como El, que nos quiere tanto, siempre hay que llevarlos en nuestro corazón.

Yo ahora vivo en Lima, estamos cerquita, asì que pronto te iré a visitar, y mi trabajo es con computadoras, pues soy Ingeniero de Sistemas y me gusta mucho mi trabajo porque en las computadoras se pueden descubrir y hacer muchas cosas que ayudan a las personas a hacer mucho más rápido y seguro su trabajo.

Ahora que ya te conté de mi, espero saber un poco de tí. ¿Qué cosas te gustan? ¿Qué materias te gustan más del colegio? ¿qué cosas no te gustan tambien y las cosas que has imaginado que puedes hacer en bien de las personas que te rodean.

Creo que eres un niño muy valioso y Dios te ha creado para ser feliz y exitoso en todo lo que te propongas. Sueña, estudia, aprende, edúcate y juega.

Dios te bendiga y espero poder visitarte muy pronto.

Sergio

1 comentario:

Monarcaxx dijo...

Pues yo recuerdo y aún creo deben estar las estrellas andarinas xD y creo que si son O_-!

muy bonita cartita...