martes, noviembre 15, 2005

Tres palabras

Pongámonos en una situación ficticia. Digamos que estamos en el paradero, mirando a la gente que pasa, ignorando sus aventuras o desventuras, pensando en nosotros mismos y en como diantre nos metimos en algún saco roto o en camisa de 11 varas que es peor. De pronto alguien les presenta un ejercicio: unas palabras de aliento para una niña. Yo me quedo lelo, no sé que decir, no sé como actuar, cómo brindar esperanza. Nadie puede dar lo que no tiene, es verdad; pero acaso este no es el momento de construir?

Ahora el caso real.
"Tengo frío, me duele la cabeza, estoy mareada". Después de la caída desde el techo, estos eran los síntomas. No pasa nada dijo mi mamá. Tres años después, sigo aquí en este hospital, me contagiaron el VIH en una transfusión de sangre en mi última operación. Ahora tengo mal la cadera y no me puedo levantar de esta cama. Tengo 17 años, y yo entré caminando. Acá me han malogrado. Ahora veo doble, me duele la pierna y ya estoy harta de estar en este sitio. Mi mamá me dice que no me quieren operar. Yo no quiero que me operen, solo quiero ir a mi casa.

Lo admito, cuando ella me contó su propia historia, no pude pensar fría y adecuadamente lo que debí decirle, la esperanza que debí transmitirle y el valor que debí infundarle. La sensación de impotencia era muy grande y unicamente atiné a articular tres palabras. Ella, pues simplemente me sonrió, seguramente no esperaba nada más; y yo sigo aquí, con tan solo un "lo lamento mucho" en la mente y en el alma.

3 comentarios:

Carlos dijo...

Creo que esas tres palabras no fueron malas palabras porque al lamentarlo pusiste la acción en tí y no le agregaste un padecimiento más a ella.

Saludos.

monarcaxx dijo...

A veces es cierto no sabemos que decir, y solo un lo lamento es todo lo que podemos dar, pero ese lo lamento creo yo que puede ser mucho, ya que ella te tuvo ahí para que solo la escuches y saber que de alguna manera no esta sola, es dificil dar esperanza en ese caso, pero encomiendate a El y solo haz lo que tu corazon te diga cuando estes con ella, y recuerda mientras halla vida siempre hay esperanza siempre a pesar de nuestras caidas de ser humano.
Saluditos Saguesa :).

Lusaim dijo...

pensaba unas palabras de aliento pero ... solo me vinieron a la mente dos palabras:
"Sin palabras"