martes, septiembre 13, 2005

Y mientras las enfermeras están en huelga...

Sujey, cuatro añitos, alegre, vivaz, muy conversadora, le gusta el amarillo y el verde. Extraña su casa, no sabe que hace ahí. Su mamá no vino a visitarla hoy, talvez tuvo que trabajar todo el día.

Sabrina, diez años, talentosa dibujante. Le agrada conversar de sus dibujos y hablar del mar. Le gusta la música pero prefiere los colores, el rosado es su favorito. Hoy ha venido su tía en representación de su mamá, esta durmiendo en la silla, es que trabajó toda la madrugada.

Jhony, doce años, más de tres en ese lugar. Le encantan las manualidades y hace unos objetos en papel alucinantes. Su último proyecto es un búho, solo le falta completar los ojos. Le sobra carisma y ganas de charlar, pero no puede, habla por un tubo que le sale de la garganta.

Francisco, dieciocho años, le gusta el fútbol, las carreras de autos, las chicas. Lleva varios años en ese lugar, no ha podido hacer una vida normal. Teme que lo saquen por cumplir la mayoría de edad, aun está enfermo pero en franca recuperación. Quiere aprender a tocar guitarra.

Estas son algunas de las personitas que habitan en el famoso Hospital del Niño. Algunos de ellos en franca recuperación, esperando la visita de sus padres, y otros, abandonados a su suerte.

-Hola enanita!
Y Sujey, mirando al piso, me responde con un tímido y muy dulce "Hola".
-"Cuál es tu nombre?" le pregunto buscando sus ojos distraídos.
-"Sujey"
-"Hola pequeña Sujey, ¿y cuantos años tienes?" y me enseña una mano pequeñita indicándome que son cuatro de los que lleva cuenta. Y le sonrío, y ella, por fin, me mira y me sonríe. Y me robó el corazón.

Mientras tanto la pequeña Sabrina contaba que ya era domingo y la mamá de Sujey no había venido. Debe estar trabajando, seguro vendrá muy pronto le aseguré. Sabrina me mostró sus dibujos, estaba muy orgullosa de ellos y con razón. A sus diez años lo hace muy bien, tiene talento para combinar los colores. Se puso muy contenta cuando le obsequié una caja de ellos, pero necesita un tajador (caray! como no pensé en ello pero le llevaré uno la próxima vez)

Cuando saqué la guitarra perdí por un momento la atención de las niñas, pero Jhony y Francisco me empezaron a mirar atentamente, sin animarse a decir nada.

-"Hola muchachos, mi nombre es Sergio, Ustedes?"

Y empezaron las respectivas presentaciones. Un poco tímidos al principio pero una vez ganada su confianza las charlas con ellos se tornaron interesantes. Francisco está muy ansioso por aprender a tocar la guitarra, aunque su oído musical no está muy entrenado tiene la habilidad suficiente como para reconocer, en principio, la afinación de una guitarra. Jhony en cambio solo observa por ahora, pero estoy seguro que cuando se recupere del todo será muy capaz de desenvolverse adecuadamente con cualquier instrumento, aunque cuando se lo dije me volvió a recalcar que lo suyo era las manualidades mostrándome su último proyecto: un hermoso búho marrón. Estaba casi terminado, tan sólo le faltan los ojos pero de hecho que el chico tienen talento. Hace maravillas con el papel, incluso me mostró un jarrón cóncavo que a su vez tenia otro jarrón adentro, a manera de aquellas muñecas rusas contenidas una dentro de la otra.

La hora de visita se pasó muy rápido. Era la llamada para ir a almorzar y además el horario de visitas es inamovible, así que tuve que irme y dejarlos hasta el próximo domingo. Y mientras las enfermeras están en huelga, ellos siguen con su infancia, y tristemente, con su enfermedad también.

P.D. He alterado los nombres de los niños, estoy seguro que comprenderán el motivo.

9 comentarios:

Angela dijo...

No dejes de ir, regresa. Gracias por contarnos esta historia.
¡Un abrazo!
Angela

saguesa dijo...

De hecho Angela! Y que bueno es verte de nuevo por la blogosfera.

Un abrazo tambien!

lincolnmaylleantaurco dijo...

Cada uno tenemos un papel que cumplir en la historia, los enfermos deben si se puede recuperar la salud, las enfermeras deben si se puede mejorar su nivel de vida, primero deben salir de los miserables sueldos que perciben. Eso no se logra con retóricas, eso se logra como lo van a lograr, con dignas y valientes jornadas de protesta como pocas veces hemos visto- Nadie puede pensar que está la sucia política en sus reclamos justos- ¡QUÉ EJEMPLO, QUE POCOS PODEMOS REALIZAR!- Ya estaremos conversando cuando logren el acuerdo de la homologación progresiva con la Seguridad Social- Como ellas y ellos dicen - A IGUAL FUNCIÓN,IGUAL REMUNERACIÓN-

lincolnmaylleantaurco dijo...

Cada uno tenemos un papel que cumplir en la historia, los enfermos deben si se puede recuperar la salud, las enfermeras deben si se puede mejorar su nivel de vida, primero deben salir de los miserables sueldos que perciben. Eso no se logra con retóricas, eso se logra como lo van a lograr, con dignas y valientes jornadas de protesta como pocas veces hemos visto- Nadie puede pensar que está la sucia política en sus reclamos justos- ¡QUÉ EJEMPLO, QUE POCOS PODEMOS REALIZAR!- Ya estaremos conversando cuando logren el acuerdo de la homologación progresiva con la Seguridad Social- Como ellas y ellos dicen - A IGUAL FUNCIÓN,IGUAL REMUNERACIÓN-

saguesa dijo...

Hola Lincoln, me parece sensato tu comentario, sin embargo, ¿quién les explica todo ello a estos niños?

Gracias por tu comment.

diego dijo...

qué buena experiencia debe haber sido!!!
saludos

kamimeto dijo...

Que linda experiencia~~^^

*Blue*Star* Hilda* dijo...

:)

monarcaxx dijo...

Que bueno poder hoy haber hecho click en tu link y haber encontrado alguién como tu, solo he leido este post pero se ve que eres una persona de mucha calidad humana un gustazo haberte leido, y sigue con esos grandes animos de ayudar a quien lo necesite y en especial a los niñitos, espero lo de las enfermeras se solucione pronto, son tan vitales en los hospitales.
Un saludo Saguesa ya estaré por aquí.
te linkere ok ;)