lunes, septiembre 05, 2005

¡A nadar!

Me encanta nadar. Sentir el agua rodeando mi piel y sosteniendo mi cuerpo, permitiéndome total libertad en un espacio lúdico y tranquilo, relajar mis pensamientos y divagar en lo profundo de mis sueños, temperar mis emociones y salir a respirar a voluntad, inmerso, inmiscuido, atrapado por deseo propio en un sueño líquido que me aleja del letargo de todos los días.

Hace ya varios meses que he retomado mi deporte favorito y puedo decir que finalmente he superado la barrera del kilómetro. Gran hazaña? no creo, hay gente que nada dos o tres kilómetros sin problemas, pero para mí es un gran avance dado los muchos años que tengo sin hacer deporte alguno. Y es que hace 4 meses, en mi reencuentro con el agua, no me fue tan bien. Mi corazón galopaba a 1000 por hora con tan solo 25 m de avance y mi estilo "libre" andaba tan encadenado que parecía un esclavo de la Hacienda San José encerrado en calabozo subterráneo, castigado por tratar de escapar. En fin, la pasé mal. Empecé de cero, con la tablita aquella que se les da a los principiantes para que no se hundan y pataleando hasta terminar con los abdominales hechos tiritas de tocino. Finalmente se me subió el ánimo cuando descubrí a alguien que estaba mucho peor que yo, no daba 5 metros el hombre sin pararse a respirar de lo agitado que terminaba. Aunque suene un poco cruel regocijarse en la "desgracia" ajena, aquello me hizo sentir mejor y con ganas de continuar.

El segundo día ya fue más sencillo, pero aun no podía terminar un largo. Es que el físico y la capacidad pulmonar no se recuperan de un día para el otro. Añoré mis días de infancia y adolescencia en los que "un largo" no significaba para mi más que un par de vueltas de las 18 o 20 que solía dar. Y añoré mis habilidades de buceo y búsqueda de "tesoros perdidos", mirando de reojo (bueno, no tan de reojo) desde las profundidades de la piscina (en compañía de los atarantados de mis amigos) las preciosas formas de las adolescentes que se divertían en la superficie (las cosas que uno hacía de chibolo).

Y es que bueno, la natación ha formado parte de mi vida desde muy tierno, cuando le tenía pavor al agua y al hecho de carecer de branquias. Incluso mi estilo "pecho" estaba deformado por esa actitud. Claro que ahora he corregido la mayoría de mis defectos en el nado, e incluso dicha habilidad me permitió salir airoso de un incidente en Paracas (nadar en el mar no es lo mismo, menos si está a 5 grados centígrados, pero el entrenamiento si que ayuda a estar calmado y a pensar rápidamente en lo que debes hacer) Así que mi relación con el agua ha ido mejorando a lo largo del tiempo, digamos que no fue un amor a primera vista pero si se ha convertido en una relación que crece y se fortalece conforme voy a los entrenamientos.

En fin, la natación es el deporte más completo que existe, pero para mi, además de eso, es el más relajante, estimulante, emocionante y hasta cautivante de todos, así que ahora, a nadar se ha dicho!


P.D. Un largo= 50 metros.

7 comentarios:

Cepherias dijo...

Además, la natación es un gran deporte porque estás solo. no compites contra nadie (a menos que elijas hacerlo), no tiene ningún equipo que te moleste y tu desempeño proviene de tu propio esfuerzo. Eso lo hace, no solo el deporte más completo sino el que más (y más justamente) te recompensa: recibes lo que inviertes.

saguesa dijo...

Exacto Cepherias, aunque la recompensa la había visto del lado menos competitivo: buena salud.

Gracias por el comment

Casiopea dijo...

No hay nada mejor que zambullirse en las aguas, la sensación es simplemente deliciosa. Acá no hay mar, y yo lo necesito, necesito mis días de La Punta, suaves, tranquilos, frescos e inolvidables....

Fabi chan dijo...

K chévere... bueno yo no sé nadar muy bien.. bue en realidad solo en piscina u_u jajajaa. pero debes de sentirte super chévere retomar tu natación.. aunk con este frío jijijji

ElCortaVenas dijo...

Bien por ti =)
Yo también hacía eso de sumergirme en la piscina... si, Cosas de "chibolos" XD

Saludos.

LucianaM dijo...

eeeh, lo del deporte màs relajante te lo acepto pero el màs cautivante... es el ajedrez!! :) jeje
(sin ànimo de levantar mucho polvo)
en fin, ¡viva el deporte!
saludillos,
luciana

FRANCY dijo...

Tengo 26 años y estoy aprendiendo a nadar, aunque solo tengo un mes, pienso que he avanzado mas de lo que pensaba, le tenia mucho miedo al agua, pero ahora veo lo placentera que es. VIVA LA NATACIÓN........