miércoles, agosto 24, 2005

"A un minuto de la vida"

Ahora que ha salido el Sol, me pregunto cuantas nubes se necesitan para ocultar una vida. Aparentemente cambios climatológicos de última hora trazaron el destino de muchas personas en Pucallpa, pasajeros del Boing 737-200. Y es que ahora no es dificil imaginar la forma en que nos afecta un simple atardecer, soleado o no, y cambiar nuestros destinos de forma dramática. Ayer, justo, el cambio aconteció en plena penumbra solar, entre árboles y verde selva, el semblante de las gentes que se guarecen de la lluvia, del llanto, del dolor de las personas que han perdido parte de si mismas en aquel avión.

A los deudos, mi más sentido pésame. Creanme que lo siento mucho.

2 comentarios:

respira dijo...

Solidaridad con nuestros compatriotas, que tristeza esta tragedia, la vida termina de maneras tan dolorosas y extrñas ¿por qué?

saguesa dijo...

Gran pregunta, pq la vida no puede ser más sencilla? pues creo yo que si lo fuera, en nuestro deseo humano por querer siempre más, quisiéramos que fuese más sencilla aún (de lo contrario sería totalmente aburrida nuestra existencia).
En fin, las tragedias siempre ocurrirán, en el mundo, en nuestro país, en nuestra ciudad, en nuestra vida, y debemos ir preparándonos para asumir la adversidad pq es ahí donde ponemos a prueba nuestras capacidades como personas y salen a relucir nuestros más grandes defectos.

Gracias por tu comment

Un abrazo