lunes, agosto 08, 2005

Pisco, historias y leyendas

De los periplos a los que ando acostumbrado en la búsqueda por conocer de cerca nuestro bien amado pero mal querido país, debo reconocer que Pisco es una de las ciudades que más ha llamado mi atención. Tierra del exquisito brandi del mismo nombre, de leyendas de oro y de vampiros, de industria turística y hotelera, de Paracas y su bahía, del desierto, de los viñedos, del Tiki Tiki, de las chocotejas y de la juerga nocturna infaltable; pero sobre todo de su gente, hermosa, gentil y cálida.

Pisco, para los que no conocen, se encuentra a 3 horas y media de camino en bus o 2 horas y media en auto hacia al sur de Lima. A unos 20 minutos de la llamada Chincha Baja. Soyus te deja en el Cruce a Pisco, del que puedes tomar un taxi por 5 soles o un colectivo por 1 sol para que te lleven a la plaza principal de la ciudad. Ormeño tiene dos salidas que te dejan en el mismo Pisco, de 1 y 10 pm. Soyus sale cada 15 minutos, las 24 horas.

Afortunadamente (como siempre yo con buena estrella) esta vez fui muy bien recibido por una bella integrante de la realeza pisqueña, que me relató, con sumo detalle y gentil paciencia, las leyendas y relatos que campean en boca de los hijos de Paracas, algunas antiguas, inmemoriales y otras un tanto más actuales, como la historia de Sara Hellen por ejemplo.

Hubo un tiempo, allá en la época de los noventa, en el que en todo Pisco se desató el boom de los collares de ajos, estacas, cruces de madera y demás artilugios para defenderse de los demonios y vampiros, que sin el menor aviso, podían penetrar tu casa y hacerse con el líquido vital de toda tu familia. Un collar de ajos en la puerta principal y una cruz de madera bajo la almohada era suficiente para dormir tranquilo, seguro de que tu sangre seguiría contigo, intacta y alejada de indeseables chupasangres.

Todo esto sucedió porque en un programa de Cristina Saralegui se hablaba de la existencia de 3 vampiresas en el mundo, y una, casualmente estaba en Pisco, sepultada hace mucho y cuyo nombre era Sara Hellen. Mi encantadora acompañante me explicó que obviamente todo eso era una absurda patraña. Sara Hellen era la esposa de un marino mercante inglés y que, oh! casualidades de la vida, enfermó gravemente cuando su esposo había anclado en Pisco. Parece que uno de los remedios que le daban era una copita diaria de sangre grado, lo que dio la impresión en algún momento que esta señora, efectivamente, se alimentaba de sangre de verdad. Sin embargo, lo que aun no comprendo, es como esta historia de relativa poca importancia, ha llegado hasta nuestros días después de 200 años. Supongo que es por el hecho de que los foráneos siempre llaman la atención.

Otra de las historias fue la de la hacienda obra del demonio. Resulta que su dueño, aquejado por la inminente bancarrota y pobreza, selló un pacto con el diablo para que este le proporcionara todo lo necesario para que su hacienda prosperara. Y así fue. El demonio, de un día para otro, construyó un canal que desviaba el agua del río, proporcionó sol, abonó la tierra, sembró muy buena semilla y la hacienda, de pronto, se convirtió en una de las más ricas de la región. De la noche a la mañana este hacendado se convirtió en un hombre rico. El día de su muerte, y ya que el diablo había cumplido con su parte del trato, pues era hora de pagar las deudas. Nunca encontraron su cuerpo, se dice que fue el demonio quien se lo llevó, y para que no cundiera el pánico en los habitantes del feudo decidieron sus criados más allegados enterrar un tronco seco de plátano en su lugar. Escalofriante.

Y para los trasnochadores visitantes de Pisco, nuestra bella princesa nos aconseja ir con cuidado, pues además de los ya conocidos delincuentes y asalta buses, cuentan que existe una aparición, que no precisamente quiere robarte la billetera sino mas bien el alma completa. Así que si quieren venirse por acá lo mejor es hacerlo de día, y si se hacen tarde, pues quedarse para la juerga y regresar al día siguiente, bien cansados, pero muy felices, porque de hecho que la van a pasar muy bien.

6 comentarios:

CX dijo...

si mis recuerdos no son exageradamente modificados por el paso del tiempo, un gato negro apareció en el velorio de mi tio-abuelo para llevarse su alma pues él la había vendido por algún tipo de puesto de importancia en el infierno... leyendas y leyendas...

gracias por la visita y por calificar exageradamente de "excelente" mi blog. me gustaría ser mejor escritor pero me expreso mejor acomodando notas musicales. saludos.

saguesa dijo...

Lo califiqué de excelente pq yo soy un aficionado más a la música y me parece genial la forma didactica en la que nos estas dando clase a todos. Espero que continues, te seguiré leyendo (y aprendiendo)

Coolscion dijo...

creo que este blog tiene mucha informacion y esta bien hecha visita mi blog a
http://makemoneyontheinternet1.blogspot.com

Anónimo dijo...

zenon apaza quispe
AUTOR DE LA NOVELA TITULADA: EL JURAMENTO DE VOLVER.

Esta novela , reconstruye parte de la vida de la inglesa Sarah Ellen... su natal inglaterra, su viaje por Hungria,, y sus periplos por el mundo y sobre todo su llegada a Pisco...

e. mail: zenon1974@hotmail.com

Anónimo dijo...

asu tio para q me agrado mucho tu comentario tenia pocas referencias sobre las famosas leyendas o mitos que esconde la ciudad de pisco chebre a bueno sigue asi para visitarte en tu pagina web o escribeme a mi msn para tenerlo y saber asi mas de leyendas que son de siglos de los siglos manuel_29_1986@hotmail.com

K. dijo...

Hola!
Estoy buscando info sobre la otra sarita y me dí con tu blog...buena cosa, que fresca la gente que copia y pega en su blog lo que otros han escrito...cuántos hay así! Pero tu post es original y aporta datos nuevos a mi información...
Muchas gracias. Te invito a pasar por aquí: http://kojudopolis.blogspot.com
un abrazo