miércoles, julio 27, 2005

¿Y usted, amable lector, es racista? ¿Dice que no?

A propósito de la campaña ¡Basta ya de Racismo! promovida por Aprodeh y que fué organizada por el Grupo Contra el Racismo de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos el año pasado, reproduzco en su totalidad un artículo muy interesante de Pepi Patrón, Presidenta de la organización Transparencia.

Mi experiencia en el Palacio de Justicia
Por Pepi Patrón
Profesora de Filosofía, Pucp
Presidenta de Transparencia


Tomo como título el de la campaña lanzada por la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos. ¿Somos racistas los peruanos? Lo somos, y lo más grave es que pretendemos no serlo. El racismo y la discriminación toman muchas formas y son experiencias cotidianas. Sucede también en nuestras casas.

Siempre hago un ejercicio con jóvenes estudiantes. A la pregunta de si hay alguien que se considere racista, la respuesta siempre es NO. Les pregunto luego si en las casas en que hay una empleada doméstica, ella los trata de Usted y ellos, los jóvenes, la tratan de tú, siendo normalmente una persona mayor en edad. Viene un largo silencio, pues la experiencia de "joven Luis" o "señorita Ada", frente a "tú Ana" es bastante común.

Con esto se inicia una discusión que muestra lo importante que es hablar sobre el racismo. Se trata de señalar cuánto en nuestras vidas cotidianas reproducimos relaciones discriminatorias, que marcan jerarquías vinculadas a orígenes étnicos o rasgos raciales. La lucha contra actitudes racistas es también una lucha contra nuestros propios hábitos diarios, de la casa, del colegio, de las universidades, de los lugares de trabajo. No hay peor racismo que el que no se reconoce como tal, pues es más difícil enfrentarlo.

Nuestras identidades y autoestimas dependen en gran medida del reconocimiento que los demás nos otorguen. Si tal reconocimiento no existe o es peyorativo, "reconociendo" al otro como inferior, estamos frente a un problema ético grave. Y también político, pues una real igualdad ciudadana es requisito básico de la democracia.

Tenemos en el Perú suficientes datos que muestran que la discriminación y el racismo están vinculados con determinados grupos étnicos. Sabemos que el 80% de mujeres sin DNI están en las áreas rurales; también que el 75% de los muertos durante los 20 años de violencia interna eran quechua hablantes o de alguna otra lengua nativa. La diferencia del impacto mediático de los casos de Mesa Redonda y la discoteca Utopía, sin desmerecer el derecho a luchar por la justicia de unos y otros, es también un indicador de esta realidad.

Hace algunos años viví una experiencia dolorosa. Compartía una sala de espera en el Palacio de Justicia con una señora de Puno, que casi no hablaba el español. Nuestro común delito: ser ambas viudas, razón por la cual teníamos que ir con nuestros hijos menores de edad, para que una jueza, previa entrevista con los niños, nos diera autorización para salir del país.

Luego de los respectivos maltratos del Secretario, con su máquina de escribir de los años 30, la espera de tres horas con los niños y la compra de papel al Jirón Lampa porque "se terminaron las hojas bond", la jueza me recibió y me dio la autorización para viajar. La señora de Puno que tenía el turno posterior ni siquiera fue atendida porque nadie en el Juzgado la podía atender en aymara y el Secretario la "despachó" sin mayores explicaciones. Salimos juntas, yo con mi permiso y ella de regreso a Puno, a ver si solucionaba su problema. Pero tampoco protestó. Su autoestima ya incorporaba la posibilidad de ser ignorada.

Hacer del racismo un tema explícito de la discusión pública no sólo nos permitirá resolver un grave problema ético-político, también nos permitirá dar el paso hacia una modernidad que todavía no hemos alcanzado. El paso de una sociedad basada en jerarquías étnicas o raciales a otra basada en la igual dignidad de todos es, en la historia, el tránsito de la Edad Media a la modernidad. La lucha contra el racismo es una tarea indispensable en la construcción de una sociedad realmente democrática. ¿Y usted, amable lector, es racista? ¿Dice que no?.

7 comentarios:

ultraist transmogrifier dijo...

Sí.


Siempre me han molestado esas actitudes discriminatorios que en el caso que ella menciona, incluyen también el uso de uniforme y el referirse a ellas como "la empleada" y no por su nombre cuando no es necesario dado que es la única persona ocupando ese trabajo.

Beba Newmann dijo...

Mantuve una edificante conversación con Slayer y el me contó como compartían la mesa con las chicas, como las denomino si caer en un calificativo, bueno, trabajadoras del hogar; y cuando lo oí me pareció muy curioso. No es normal y le comenté también como esas pobres chicas tenían que sobrevivir con propinas y un sueldo que a veces llega a los 250 soles, y eso es mucho todavía.
No ahondemos en el tema, busquemos los casos más destacados, como lo mencioné antes, programas televisivos con gran sintonía en sectores populares como La Paisana Jcinta, Risas de América que muchos de nosotros, que tenemos algo de cultura, no caigo en segregación ni nada parecido ¿eh? sólo digo que éstos programas llegan a una masa poblacional que mucho tiempo ha estado olvidada y se cuelgan, literalmente, de éstos programetes que solo banalizan el tema y convierten el hecho del racismo en algo tan normal, al igual como en otros círculos "altos de la sociedad peruana".
Como dije antes, solo la educación y el respeto bien entendido nos hará salir de ese pozo oscuro y denigrane. Hagamos campaña sobre racismo en los lugares más visibles, como una forma de llamar la atención. Herr, es sólo una mansa paloma si lo comparamos con el efecto devastador que provocan los medios sobre una población tan susceptible y carente de una educacuón que le permita darse cuenta de ciertos contenidos que a la larga solo contribuyen a elevar las diferencias en todos sentidos. El racismo no sólo provienes de un sector minoritario que dispone de medios sino también de "sectores bajos" y que convierte el problema en un círculo vicioso. En este problema no sólo hay víctimas, algunas veces hemos sido verdugos de nuestros propios hermanos. Saludos.

Beba Newmann dijo...

Cuando digo sectores bajos y círculos altos, no es mi fin establecer diferencias insalvables sino una forma de salir del paso. No soy socióloga pero puede ver los problemas que se presentan al respecto:INJUSTICIAS, FALTAS DE OPORTUNIDADES Y DESUNION. Nueamente, gracias Sergio por el espacio y lamento haberme excedido en mis comentarios.

saguesa dijo...

No lo lamentes Beba. Al contrario, siempre sean bienvenidos a este humilde espacio. Espero, nada más, llegar a ser un buen anfitrión.

Me ha encantado el contexto en que ha devenido toda esta discusión. Empezamos en la vanal invención cromática de Herr para llegar al problema de fondo: nuestro racismo enmascarado.

Yo no puedo estar más de acuerdo. La educación es el principal punto débil en la construcción de nuestra multicultural peruanidad. La televisión no refleja más que lo que la inmensa mayoría de peruanos deseamos ver. En nuestro contexto, en nuestra limitada educación, lamentablemente, tenemos lo que merecemos y eso incluye televisión con mensaje subliminal racista, presidentes que toman whiski, periódicos mal llamados "chicha" inentendibles algunas veces, políticos y sociedad en general racista. Y eso desde la colonia.

Qué podemos hacer? Pues buena pregunta. Yo no tengo la respuesta, pero talvez en conjunto podamos sacar algunas ideas. Mientras tanto, personalmente no doy rating a programas racistas, no voy a discotecas o lugares con denuncias de racismo, denuncio el racismo donde sea que lo encuentre y trato de cambiar la actitud de aquellos que lo promueven.

Alguien tiene más ideas?

Dragón dijo...

Hablando de el caso de Palacio de Justicia. Ese secretario es un "Maldito hijo de Puta" , disculpen la expresión , pero es la indignación que he sentido al leer eso. la pobre señora que de malo habrá hecho. abusivo!!!
Justamente en el rincón del lagarto nos referimos a esta clase de personas a las que les llamamos "marrones" no a las personas como la señora.

victormechanmendez dijo...

Gracias mil estimado amigo, por publicitarme.Espero hacer lo propio muy pronto.Gracias mil nuevamente.Tu amigo vmechanm

ultraist transmogrifier dijo...

pero él no inventó ese término, yo lo vengo escuchando por años..