martes, mayo 31, 2005

"white only"

La horrenda cifra de 82% de los 788 niños menores de 6 años contaminados con plomo en La Oroya por la nefasta Doe Run ha qué político, congresista, autoridad, periodista, defensor de los derechos humanos, limeño, peruano en general le ha quitado el sueño? ¿Dónde están los defensores de la minería dando entrevistas a diestra y sieniestra, proclamando sus ventajas y de como nos sacarán los mineros del subdesarrollo? ¿Dónde están aquellos que pregonaban con furor que la toma del Cerro Quilish era hecha por un conjunto de campesinos ignorantes dirigidos por un párroco con intereses políticos? ¿Dónde están todos ellos "defensores de los intereses nacionales"?

Pues la respuesta es simple. Están muy cómodos, mirando que el Estado amplie el plazo a Doe Run para implementar el PAMA (o Programa de Adecuación de Manejo Ambiental) hasta el 2010. Mientras tanto, pues que esos "indios" se las vayan arreglando sólos. "Total sino fuera por Doe, ahorita no serían más que mendigos, al menos tienen alguna fuente de ingresos". Claro que si, sólo que en promoción 4 por 1, el poco dinero viene con plomo, ácido sulfúrico, arsénico y cadmio inyectado directamente en la sangre, no sólo de los trabajadores sino de toda la población, siendo los más perjudicados, como siempre, los niños.

Me pregunto yo ¿qué pasaría si Doe Run estuviera en Lima y fueramos nosotros y nuestros niños los contaminados? Pues lo mínimo que pediríamos sería la cabeza de Toledo en compensación por tanta basura química.

Este post vá en el sentido de reflexionar cuales son las verdaderas taras de nuestra idiosincracia, como limeños y peruanos en general. ¿Cuándo fue que los limeños empezamos a sentir realmente el "peso" del terrorismo en el país? Acaso no fue con lo de Tarata? y acaso no fue luego de Tarata que las autoridades de aquella época se preocuparon realmente en eliminar la subversión? (Aunque muchos de ustedes crean que el mérito de dicha hazaña la tiene el prófugo Fujimori, en realidad la paz de la que ahora disfrutamos se la debemos a las Rondas Campesinas y a un conjunto de valientes policías comprometidos con la Patria)

Y es que el racismo en nuestro país es imperante. Es racista el blanco, el negro, el cholo, el costeño, el serrano, el selvático, el indio y es que es tan "pan de cada día" que simplemente no lo diferenciamos, no lo notamos. Claro que hay casos escalofriantes, como los famosos ambientes "white only" de algunas discotecas y bares limeños que sinceramente, de tan sólo pensar en ello, me dan arcadas.

Simplemente, seamos sinceros con nosotros mismos y preguntémonos : ¿me preocupan realmente esos pequeños niños de La Oroya? ¿me importa realmente que cada año el sur del país se muera, literalmente, de frío? ¿me importa que una minera arrase con la salud de un pueblo peruano entero ubicado en la sierra de nuestro país? ¿acaso no me gusta la música chicha sólo porque viene de los mal llamados "conos"? ¿acaso los costeños son "mejores" realmente que los serranos? ¿acaso es justo que solo por no ser tan blanquito no te dejen entrar a algun sitio público? ¿acaso laguien ha visto a algun cholo en las páginas de sociales de Somos y el Comercio? ¿por qué San Juan de Miraflores o Villa María del Triunfo nos parece que está tan lejos? ¿No será que las distancias sólo están en nuestra mente? ¿que efecto ha tenido en la opinión publica el informe de la comisión de la verdad que narra con detalle escalofriante la masacre de cientos de miles de peruanos?

Tenemos que cambiar de forma de pensar y deshacer lo que nos han dicho nuestros "viejos" desde que somos niños, enseñándonos a despreciar lo verdaderamente nuestro y a no aceptarnos diferentes y multiculturales como somos en realidad los peruanos. Porque aceptándonos todos, con nuestras riquezas y pobresas, serranos, costeños, selváticos, indios, cholos, blancos, negros, amarillos, es que podremos cambiar, todos como uno.

3 comentarios:

Gatita dijo...

El racismo que existe en el Peru no es algo nuevo, impera desde la epoca de la colonia.
Esta en nosotros mismos empezar el cambio y fomentarlo.

Sergio dijo...

Es lo que intento hacer.

Anónimo dijo...

quede asombrado de el racismo en las playas de asia. que asco de gente. (conmigo no sucedio que es lo mas ironico) sino con gente de su mismo pais GAS !